Cómo evitar instalar programas basura cuando buscamos descargas de Internet

fake-download-link-header

 

Que la web está llena de trampas para los usuarios novatos al descargar software, no es una novedad. Desde los falsos botones de «Descargar» o «Download» que en realidad son banners de publicidad, hasta los links a instaladores de supuestos programas para optimizar la computadora y que en realidad son sólo la excusa para bajarte molestas barras de herramientas para los navegadores. Aprender a evitar la basura es una habilidad importante para sobrevivir en Internet.

Los usuarios más veteranos sabemos esquivar la basura al buscar descargar software gratuito para nuestro Windows. Pero no todo el mundo sabe. Mucha gente debe seguir cayendo en esos sucios trucos porque sino no estarían usando esas técnicas.

Falsos Links de Descargas

Cuando descargamos software libre (gratuito), la primera trampa que encontraremos puede ser un enlace de descarga falso, o incluso MUCHOS enlaces de descarga falsos, empapelando la página web del software. Se presentan como grandes botones de llamativos colores brillantes con textos como «Free Download» o «Descargar Ya». Por lo general son banners de publicidad hasta con animaciones, diseñados para imitar enlaces reales de descarga, engañando a cualquier desprevenido y haciéndole instalar cualquier software diferente.

Hay que saber que esas publicidades son SIEMPRE engañosas, porque intentan hacerte bajar programas que de otro modo ni loco te bajarías. Para identificar enlaces de descarga falsos, lo más sencillo es pasar el cursor del mouse sobre el enlace y ver en la barra inferior del navegador la ruta adonde conduce.

En el siguiente ejemplo, el enlace de descarga falsa lleva a una página en «googleadservices.com» – un banner publicitario claramente. Si pasamos el mouse sobre el enlace de descarga real, veríamos que lleva a otra página dentro de «winaero.com», el sitio web en el que estamos.

 

De hecho, ahora se está poniendo de moda el disfrazar banners como si fueran textos del mismo sitio, o avisos de seguridad para atrapar a los más novatos y hacerles bajar todo tipo de aplicación engañosa e innecesaria, que va desde molestas aplicaciones de publicidad hasta virus.

banner enganoso

 

Incluso programas de buena reputación como el antivirus AVG usan estas técnicas engañosas para hacernos instalar el demo de una versión paga que ni nos interesa ni la necesitamos realmente.

avg2014

Software Adicional Integrado en Páginas Web

Hasta los más legítimos, populares y respetables proveedores de software pueden tener algún convenio con publicistas para sumar a la instalación de sus programas los de terceros que a uno no le interesaría usar de otro modo.

Por ejemplo, al intentar descargar el Flash Player de la página oficial de Adobe, nos ofrecerán el McAfee Security Scan Plus, cuya opción viene marcada por defecto. Los usuarios que dejen marcada esa opción o que no lean antes de cliquear, son los que terminan con este software no pedido en sus computadoras. McAfee obviamente le paga a Adobe para que ofrezcan su producto.

Para evitar esto, simplemente hay que leer y prestar atención a todas las opciones de las páginas de descarga, desactivando cualquier software adicional que no te interese instalar antes de tocar el botón para descargar el programa principal.

Porquerías Preseleccionadas en los Instaladores

El 90% de los instaladores de softwares gratuitos vienen con paquetes de aplicaciones extra, que se ofrecen a modo de demo, desde inútiles barras de herramientas, juegos, «optimizadores» de Windows y cualquier otro software no deseado. Es que el desarrollador que distribuye su software de forma gratuita intenta hacer unos pesos mediante la inclusión de estos softwares basura, que les pagan míseros centavos cada vez que alguien los instala.

Algunos instaladores pueden incluso tratar de cambiar la página de inicio del navegador y el motor de búsqueda predeterminado por otros propios o diferentes, y que al final son malas técnicas de marketing porque la gente termina odiando esos productos.

Y a no dejarse engañar, algunos instaladores pueden decir que el desarrollador «recomienda» el software, pero no hay que olvidar que les pagan por la recomendación. El software adicional generalmente es bastante malo, ya que si fuera bueno, la gente lo estaría googleando y bajando constantemente.

Al instalar software , es ALTAMENTE RECOMENDADO desactivar las barras de herramientas (toolbar), todo software no deseado aunque sea gratuito y toda nueva página de inicio y/o cambios en el motor de búsqueda. Casi siempre dan la opción de desactivar estos agregados durante el proceso de instalación, ya sea destildando alguna casilla o tocando un botón que diga Declinar (Decline), Rechazar (Reject), Saltear (Skip), Evitar (Avoid)… Hay que leer cuidadosamente, sobre todo porque algunas veces puede ser que haya que marcar una casilla que dice que no quiere instalar el software. Los desarrolladores esperan que uno haga clic en Siguiente en cada pantalla de la instalación, y si uno no lee, es así como se instala una batería de programas basura, así que hay que estar muy atentos al instalar software nuevo.

Desinstalando las porquerías y revertir la configuración del sistema

Si ya metiste la pata, y sin querer instalaste alguna de estas cosas, entonces hay que ver la manera de desinstalarlas.

Pero hay aplicaciones programadas pensando que uno las va a querer quitar, por ejemplo la insoportable barrita de Ask Toolbar, que viene incluida con el paquete Java de Oracle. Después de instalar Java, el programa queda en pausa durante diez minutos antes de proseguir con la instalación de la toolbar, de modo que si al «terminar» visualmente la instalación, uno revisa la lista de programas, no vería inmediatamente a la Ask Toolbar presente, ya que se instalará un rato después…

Para quitar el software no deseado, hay que mirar la lista de programas instalados en el panel de control, cazarlo, y desinstalarlo. Los programas instaladores realmente malditos pueden traer a colación otros programas basura que también se agregaron y que uno tendrá que quitar primero y en cierto orden de precedencia (fecha de instalación), como suele suceder con la batería de juegos de una conocida casa de software que empieza con Z… E incluso después de ejecutar el desinstalador, puede que queden vestigios a corregir, como ser la página de inicio y el motor de búsqueda en todos los navegadores que puedas tener instalados (y cuantos más tengas instalado más trabajo dará deshacer todos esos cambios). Si algún programa se pone difícil y tira errores al intentar desinstalarlo, puede que esté tan mal programado que de esos errores, o podría tratarse de un virus que no quiera ser desinstalado; en esos casos sólo queda googlear alguna solución o llamar al técnico de confianza…

Si un instalador cambia la página de inicio y el motor de búsqueda predeterminado del navegador, eso sólo puede deshacerse cambiando la configuración a mano. Y es que como pasan a ser parte de la configuración del navegador, esos cambios no se deshacen al desinstalar el software no deseado. Así que hay que recurrir a las opciones de configuración de cada navegador en uso para devolver la página de inicio y el motor de búsqueda a sus valores preferidos.

Si tu computadora está infestada de software no deseado, podría incluso hacer falta utilizar un antivirus o programa anti spyware para eliminarlos del sistema.

Lamentablemente, lo más probable es que no veamos que esta situación mejore en el futuro, sino todo lo contrario, porque los programadores y marketineros son cada vez más ingeniosos y hay cada vez mejor tecnología para que impongan sus programas no deseados. Y si a esto le sumamos que grandes empresas como Adobe, Microsoft u Oracle incluyen software no deseado, esto se vuelve casi una causa perdida, porque hace que la gente asuma y acepte esto como normal, cuando no debería serlo. Por lo que sólo queda recomendarles y recordarles que presten atención con cada programa que se bajan de internet.

 

Y sí, leiste bien, hasta Microsoft incorpora su propio software basura en sus diversos componentes.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *