1.000% de aumento de capacidad en menos de una década

Nueve años de (r)evolución tecnológica resumidos en una imagen

Esa es la proporción con que creció la tecnología de almacenamiento de datos en los últimos 10 años. Y la imagen habla por si sola.

En el 2005, SanDisk lanzó al mercado su primera tarjeta de memoria en formato microSD. Tenía una capacidad de almacenamiento de 128 MB. Menos una década más tarde, la misma empresa empezó a comercializar un modelo de 128 GB que permite grabar películas, fotografías, apps móviles y todo tipo de datos en una unidad del tamaño de una uña.

Un enorme avance sin dudas. 

¿Veremos dentro de otros diez años unidades capaces de almacenar 128 Terabytes? Probablemente sí! Así como en el 2005 tener un disco de 128 GB era algo soñado, dentro de 10 años tendremos discos de 128 TB… no me cabe la menor duda.

¿Qué opinan ustedes?

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *