Argentina desarrolló un método para diagnosticar ébola en 24 horas

diagnosticar-ebola

El Instituto Malbrán de Buenos Aires logró, utilizando código genético del virus provisto por la Organización Mundial de la Salud (OMS), diseñar un “primer” o cebador que permite multiplicar el genoma del virus de ébola si se encuentra en una muestra de sangre u otros fluidos y así confirmar o descartar un caso en 24 horas.

Argentina es el primer país de Latinoamérica que tiene el diagnóstico para ébola y la OMS validó que la técnica funciona.

Los síntomas comunes que pueden hacer sospechar la presencia del virus del ébola consisten en fiebre, dolor muscular y de cabeza, debilidad, vómitos y diarrea; y haber estado en contacto con un enfermo de ébola.

Se trata de un virus contra el que no existen vacunas y no hay ningún tratamiento específico, por lo que sólo se puede estabilizar al paciente, evitar que se deshidrate y aliviar el dolor. Se les administran antibióticos o antimicóticos para prevenir la aparición de otras infecciones.

Posible tratamiento, también de origen argentino

La Organización Mundial de la Salud (OMS) evalúa usar un desarrollo realizado en la Argentina para tratar la fiebre hemorrágica argentina o «mal de los rastrojos» como posible tratamiento para el ébola: consiste en suministrar el plasma hiperinmune de pacientes recuperados a nuevos infectados. Esta medida redujo la mortalidad del 30 a 1 por ciento para el «mal de los rastrojos», un virus que azotaba hace décadas a muchas provincias de Argentina.

El método no es un invento argentino, de hecho se conoce desde 1880, pero se testeó por primera vez en Argentina para combatir una fiebre hemorrágica.

Este suero contiene una alta concentración de anticuerpos contra la enfermedad y tiene efectividad terapéutica. Es decir, se usa para tratar la fiebre hemorrágica argentina, pero no para prevenirla.

Cuando surgió la enfermedad en la década de 1950, tenía una mortalidad que rondaba el 30 por ciento. Con este tratamiento aplicado en forma temprana se la redujo al uno por ciento.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *