Un grupo de hackers adolescentes tiró abajo las redes de Playstation y Xbox en Navidad

Captura De Pantalla De 2014 12 26 114213

Esta Navidad ningún propietario de consolas Playstation o Xbox pudo disfrutar de sus nuevos juegos. Y todo por un grupo de hackers adolescentes.

Las redes Xbox Live y PlayStation Network fueron totalmente inaccesibles durante todo el día de Navidad debido a un ataque de denegación de servicio autoadjudicado por el grupo Lizard Squad, quienes desde su Twitter enviaron mensajes «navideños» riéndose de la situación y llegaron incluso a pedir favoritos y retweets para que la red PSN volviera a funcionar.

KIM DOTCOM SALVÓ LA NAVIDAD

Kim Dotcom, el ex dueño de Megaupload y creador de la super nube Mega, publicó sus conversaciones via Twitter con Lizard Squad, donde acordaba la entrega de 3000 cuentas Pro1 de su servicio Mega a cambio de detener los ataques en ambos servicios. Recordemos que siendo cuentas de 500 GB, el rescate equivale a 1 millón y medio de discos rígidos.

«Si dejan en paz a Xbox Live y PSN se convertirán en cuentas de por vida», escribe Kim Dotcom, «pero si vuelven los ataques esas cuentas serán canceladas. Y gracias por dejar a la gente jugar, incluyéndome».

Kim Lizard

El acuerdo parece un hecho, aunque probablemente el FBI le exija información a Kim sobre los datos que se almacenen en esas cuentas.

Al mismo tiempo, otro grupo de hackers llamado Finest Squad, expusieron todos los datos personales y fotos de sus rivales en una página web, para poder llevarlos ante la justicia. Y estamos hablando de niños de 14-17 años que aún van a la escuela.

Estos pequeños hackers de Lizard Squad ya habían tomado notoriedad cuando en agosto se adjudicaron las caídas en los servidores de Blizzard y PlayStation Network. Y luego cuando atacaron los servidores de los juegos Call of Duty: Advanced Warfare, Destiny y Grand Theft Auto Online.

Mientras tanto, mucha gente que recibió una de estas consolas como regalo, pensaron que venían defectuosas, y la falta de información sólo sirvió para manchar la reputación de las dos más grandes empresas de consolas de juegos del mundo.

Como siempre, los que pierden son los consumidores.

 

 

 

Temas relacionados