¿Por qué suena distinta tu voz grabada?

En este interesante video, Greg Foot explica que cuando oimos nuestra propia voz, el sonido que percibimos como vibraciones a través del aire, se mezcla con las vibraciones de nuestras cuerdas vocales en nuestro cráneo, las cuales al viajar a través del hueso bajan de frecuencia, por lo que la mezcla que oímos tiene un tono más bajo que nuestra voz real.

Por eso nuestra voz nos suena tan rara –más aguda– cuando la oímos grabada…

Aunque todo el mundo, salvo nosotros mismos, ya está acostumbrado a que sonemos así, por lo que no les llama la atención. Supongo. Espero. 🙂

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *