Mientras tanto, cómo es la vida en Corea del Norte…

paseo corea del norte 2

Corea del Norte es una de las peores dictaduras que existen en el mundo. Eso es lo que sabemos de este misterioso país, desde donde cada tanto llegan noticias de violentas ejecuciones, campos de concentración, y la amenaza constante de guerra nuclear contra Corea de Sur y su aliado, Estados Unidos.

El experto en Corea del Norte Sunny Seong Hyon Lee señaló a un grupo de periodistas en Pekín que «el régimen de Pyongyang está totalmente aislado». Ni siquiera los embajadores que están en el país saben qué es lo que pasa verdaderamente allí, porque no pueden hablar con norcoreanos comunes y corrientes ni moverse libremente por el territorio. Y ni siquiera los diplomáticos chinos, el país más cercano al régimen, saben con certeza lo que está planeando el dictador Kim Jong Un.

Por ende, todo movimiento en este país debe contar con un permiso especial del Partido Comunista, incluso si se trata de una grabación de las calles de su capital. Y en este caso, el fotógrafo Aram Pram, con su proyecto para mostrar Corea del Norte al mundo, logró un video de 22 minutos recorriendo las calles de Pyongyang, la capital del estado.

El video fue grabado con una GoPro adosada a una camioneta, y muestra cómo es la vida de una capital comunista un día cualquiera.

A pesar de que vemos que lo custodian dos representantes del gobierno, muchos diseñadores y arquitectos seguramente observarán los detalles de la arquitectura comunista: avenidas anchas que dan la falsa sensación de libertad, grandes monumentos cada 300 metros para que no olvidemos los logros del partido, el color gris aburrido de las fachadas, apenas manchado por tonos rosados en el transporte público y en varias construcciones (se sabe que el rosa tiene un efecto psicológico que calma los ánimos de las masas)…

Puede ser polémico, e incluso algunos considerarlo propaganda, pero no deja de ser un interesante retrato de una nación de la que, se sabe, no entra cualquiera y, por supuesto, no sale quien quiera…

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *